Granola

Granola

Share
Granola

Granola

¡Comencemos el día con energía!

Hay varias cosas que me gustaría contaros sobre la granola en general y sobre ésta en particular.

La primera es que, aunque es muy parecida al muesli, no es exactamente igual ya que la granola está horneada lo que, según algunos expertos, facilita la digestión.

La segunda es que, aunque la receta tradicional suele llevar algún tipo de grasa (aceite de oliva, de coco o de girasol) yo la he eliminado para no recargar la porción de calorías. ¡Os garantizo que el sabor y el crujiente no se resienten en absoluto!

La última cosilla es que esta receta es simplemente una propuesta. La granola permite que quitéis lo que no os guste y pongáis vuestros ingredientes favoritos. Únicamente debéis recordar que la granola suele componerse de cereales (que no falte la avena), semillas, frutos secos y frutas deshidratadas.

En esta ocasión, además de los copos de avena, he utilizado los “copos de arroz y trigo integral” de Mercadona pero podéis conseguir cereales en los herbolarios. Los que uséis, que no tengan miel ni chocolates y, preferiblemente, que no traigan azúcar añadido en su composición. Si queréis usar chocolate, podéis añadir pepitas o chocolate rallado una vez se haya enfriado la mezcla después del horneado.

Más cambios: se pueden usar otras semillas como pipas de girasol o de calabaza y frutos secos como las avellanas o los anacardos. Por cierto: no los trituréis porque perderéis ese punto crujiente que aportan. Si son pequeños, como las almendras o las avellanas,  echadlos enteros y los grandes, como las nueces o los anacardos, por la mitad.

También se puede aromatizar con coco rallado o canela en polvo.

Para terminar, mis frutas deshidratadas preferidas son las frutas rojas porque me parecen el contrapunto ideal para el dulzor de la miel, pero a algunas personas (y sobre todo a los niños) les suelen resultar ácidas. Mi consejo es que las sustituyáis por otras más dulces como orejones de albaricoque o ciruelas pasas picados o por pasas sultanas.

¿Un último truco? Con la misma base de cereales, frutos secos y semillas, podéis obtener diferentes granolas dividiendo la mezcla y aromatizando cada parte con frutas y aromas diferentes: una con orejones y chocolate, otra con manzana deshidratada y canela, otra con bayas de goji y coco…

Como véis, podéis elaborar vuestra granola exclusiva, esa que os encaje como un guante.

Para culminar la “personalización”, la podéis acompañar de leche, yogur o queso fresco.

¿Qué os parece? ¿A que ya no hay excusas para comenzar el día llenos de energía?

Ingredientes

150 gr. copos de arroz y trigo integral

200 gr. copos de avena

80 gr. almendras

80 gr. nueces

20 gr. semillas de sésamo

20 gr. semillas de lino

1 cucharada sopera de extracto de vainilla

200 gr. miel

100 gr. frutas deshidratadas (yo he utilizado bayas de Goji y frutas rojas a partes iguales)

Granola

Granola

Preparación

Precalentar el horno a 180ºC.

Poner papel sulfurizado sobre una bandeja de horno.

En un cuenco amplio mezclar los copos de cereales, los frutos secos (almendras y nueces) y las semillas de sésamo y lino.

Calentar la miel (podéis hacerlo en el microondas) y añadir el extracto de vainilla.

Volcar la miel aromatizada caliente sobre el cuenco de cereales y mezclar bien con una cuchara.

Extender esta mezcla sobre la bandeja de horno y hornear durante unos 25 minutos.

Cada 5-10 minutos hay que remover la mezcla para que se tueste por igual.

Pasados los 25-30 minutos, sacamos del horno y mezclamos con las frutas deshidratadas.

Hasta ahora puede parecer que la mezcla está aún algo húmeda, pero no os preocupéis.

Dejamos enfriar y la granola se vuelve extra-crujiente.

¡¡Riquísima!!

Una vez fría se puede mantener en un bote hermético (de los de conserva grandes, como el de la foto) o en una lata durante, al menos, un par de semanas.

Granola

Granola

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *