Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Share
Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Hoy quiero agradecer a todos y cada uno de los que me habéis votado en los Premios Bitácora 2014 vuestra confianza y apoyo en este blog.

¡Estoy sinceramente agradecida!

Y, francamente, sorprendida…

Cuando un día me dijeron que estaba en el puesto 43, no daba crédito.

¿Quéeeee? ¿Cóooooomoooo?

Fui a la web en cuestión y, efectivamente, estaba allí. Un humilde blog como el mío… ¡existía en el mundo exterior! 🙂

Aún en estado de shock, pero animada por el reconocimiento, incluí el enlace para votar en el propio blog y en facebook.

Resultado: ¡¡En dos días subí al puesto 32!! 😀 😀 😀

¿Se puede ser más feliz?

No dudo que los finalistas lo estarán pero, desde el fondo de mi corazón os digo que, el puesto 32 de un premio en el que se votan cientos de blogs es, para mí, una recompensa inmensa.

Y, de toda la vida, una buena manera de celebrar un acontecimiento es con una tarta ¿o no?

Podría haberla hecho ad-hoc, con el logo de los Premios Bitácora, que hubiera quedado impresionante, lo sé pero, puestos a rememorar acontecimientos entrañables, he preferido recuperar la tarta fondant que preparé hace unas semanas para el cumple de mis hijos.

¡Queremos una tarta fondant de ipod! ¡Queremos una tarta fondant de ipod!

La decisión estaba tomada. Algo me decía que tenía que preparar una tarta fondant con forma de Ipod.

Pues decidido. ¡Manos a la obra!

Algunos comentarios antes de que os metáis en harina:

– La tarta parece complicada pero no lo es. Únicamente es un proceso largo, que puede extenderse durante 2 días pero esto no significa que estemos todo el tiempo metidos en la cocina. Es un ratito cada día. Las cosas de palacio… 😉

– No pretendáis que os quede como en las revistas o en las pastelerías. Podéis conseguirlo con práctica y con las herramientas adecuadas. En el caso de la tarta de estas fotos, veréis que no está perfecta: no la hice en mi casa y no tenía todos los utensilios que necesitaba pero ¡dio igual! Lo pasamos francamente bien preparándola y estaba deliciosa 🙂

– Y ésta es una de las partes bonitas: el fondant es como la plastilina. Es muy agradable de trabajar y a los niños les encanta. Os diré que todos los botoncitos del Ipod los preparó mi hijo mayor (que está bastante lejos de ser mayor de edad…). Tendríais que ver su cara de satisfacción cuando lo compartí en facebook con los amigos… Como dice el anuncio, hay algunas cosas que no tienen precio  😀

Y algunas cositas más de índole práctica:

– Si usáis colorante, que sea en pasta. El líquido os estropeará el fondant (el de Dr. Oetker es fácil de encontrar; no es el perfecto, pero sirve).

– Si queréis una tarta muy alta, haced varios bizcochos

– Podéis encontrar lápices pasteleros en la sección de repostería de grandes superficies (habitualmente de la marca Dr. Oetker, como el colorante)

– La pasta fondant también es fácil de encontrar: grandes superficies, comercios especializados, por internet… incluso en las tiendas de decoración Casa (muy bien de precio, por cierto).

¿A que os váis a animar a preparar una tarta fondant la próxima vez que tengáis algo de celebrar?

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Ingredientes

Para el bizcocho

6 huevos tamaño M (unos 300 gr. sin cáscara)

300 gr. azúcar

300 gr. mantequilla

360 gr. harina (= 300 gr. + 10 gr. por cada huevo)

1 cucharadita levadura química

pizca de sal

Para el almíbar

1 taza de agua

1 taza de azúcar

1 cucharada de licor tipo Marie Brizard, Triple Seco o Cointreau (si no hay niños a la vista…)

Para el relleno

6 cucharadas de mermelada de tu sabor favorito (albaricoque, fresa, frambuesa, naranja…)

2 cucharadas de agua

Para la cobertura de frosting y fondant

1 cucharada de extracto de  vainilla

300 gr. azúcar glas

250 gr. mantequilla a temperatura ambiente

2-3 cucharadas de leche

colorante en pasta (opcional)

fondant blanco + colorantes en pasta o, más fácil, fondant de colores

lápices pasteleros (los hay de colores y de diferentes chocolates)

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Preparación

Bizcocho, almíbar y relleno

Comenzamos preparando el bizcocho la víspera o dos días antes del día en que vayamos a comer la tarta.

Precalentamos el horno a 160ºC.

En un cuenco amplio, batimos muy bien la mantequilla con el azúcar durante unos 5 minutos (mejor con varillas eléctricas) hasta tener una mezcla blanquecina.

Añadimos los huevos uno a uno: no añadimos el siguiente hasta que el anterior está completamente integrado en la masa.

Aparte, mezclamos la harina con la levadura y la sal. Tamizamos con un colador y lo incorporamos a la mezcla.

Forramos un molde con papel de horno o, si no tenemos, lo untamos con mantequilla.

Volcamos la mezcla y horneamos durante unos 50 min.

Mientras se hornea, preparamos el almíbar:

Ponemos el agua, el azúcar y el licor (si se usa) en un cazo y se hierve a fuego medio durante unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Reservamos.

También preparamos el relleno de mermelada:

Basta con mezclar la mermelada con 2 cucharadas de agua y calentar en un cacito al fuego 2-3 minutos, removiendo para disolverla. Reservar.

Tras 50 minutos de horneado, comprobamos si el bizcoccho está listo pinchando con un cuchillo en el centro, que tiene que salir limpio.

Cuando esté cocinado lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar durante unos 10 minutos y lo sacamos del molde, volcándolo boca abajo sobre una rejilla (la parte lisa, la que estaba en el fondo del molde, debe quedar arriba).

Si ha quedado muy abombado, cortamos la parte saliente. Por cierto, ¡no la tiramos! La reservamos para preparar, por ejemplo, unos riquísimos cake-pops 😉

Con un cuchillo largo de sierra partimos el bizcocho en capas horizontales. El número de capas variará entre 1 o 2 y dependerá de lo alto que nos haya quedado el bizcocho (cuanto más alto, haremos una segunda capa más fácilmente) y, también, de nuestro pulso 😉 .

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Si la primera vez no nos vemos con la seguridad suficiente para cortarlo en varias capas sin romperlo, nos conformaremos con cortarlo al medio. No pasa nada. Estará igual de rico. ¡Garantizado! 🙂

Con las dos mitades abiertas, y con la ayuda de una brocha, repartiremos 1/3 parte del almíbar en un lado y 1/3 en el otro. Cuidadito: No hay que bañar en exceso el bizcocho porque se ablandaría y no aguantaría bien el fondant. Se trata de que quede jugoso, no reblandecido.

Extendemos a continuación la mermelada disuelta sobre una de las caras.

Montamos de nuevo el bizcocho, dejándolo con su forma original (pero con la base hacia arriba, como cuando lo teníamos enfriando) y untamos el almíbar restante por encima.

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Frosting

Pasamos a preparar el frosting, que es la crema que utilizaremos para “pegar” el fondant al bizcocho.

Es muy sencillo.

En un cuenco batimos el azúcar glas con la mantequilla reblandecida (a temperatura ambiente). Tenemos que batir muy muy muy bien (mejor con varillas eléctricas) hasta conseguir una crema suave. Objetivo: No se tiene que notar el azúcar.

Añadimos la vainilla y la leche. Seguimos batiendo.

Si lo usamos, añadimos ahora el colorante alimentario en función del fondant que vayamos a utilizar en la cobertura (no utilicéis un color oscuro si váis a cubrir con fondant blanco, por ejemplo). Hay que batir bien hasta que tengamos una pasta de color uniforme.

¡Ya está listo el frosting!

Ahora, con ayuda de una espátula, extendemos la mitad de la mezcla por encima y por los laterales del bizcocho, dejándolo lo más liso posible.

Refrigeramos el bizcocho con el frosting, al menos, un par de horas.

Cuando la primera capa se haya endurecido, aplicamos la segunda.

Esta segunda capa la extenderemos también con una espátula e intentando que quede lo más lisa posible.

NOTA: Si hemos guardado el frosting en el frigorífico para su conservación, deberemos sacarlo con tiempo suficiente para que se ponga a temperatura ambiente y sea fácil de manipular.

Volvemos a guardar el bizcocho en la nevera para que se endurezca esta capa al menos un par de horas (o toda la noche, si lo preparamos de víspera).

Un par de horas antes de servir la tarta terminaremos la decoración con el fondant.

Sobre una superficie espolvoreamos azúcar glas y estiramos el fondant con un rodillo hasta dejarlo de unos 2-3 mm. de espesor.

Lo iremos trabajando como si fuera una masa de pan, levantándolo de vez en cuando de la encimera para asegurarnos de que no se esté pegando y añadiendo azúcar glas según lo vaya necesitando.

Cuando esté bien extendido y liso, lo pasaremos con cuidado al bizcocho. Para ello podemos ayudarnos del rodillo,. enrollando el fondant en él con cuidado y extendiéndolo sobre el bizcocho asegurándonos de dejarlo centrado.

Esta es la operación más delicada del proceso porque si nos queda descentrado y tenemos que empezar a moverlo, muy probablemente nos va a quedar feo (por fortuna, va a estar igual de ricco 😉 ).

Si tenemos las herramientas clásicas para trabajar el fondant (por ejemplo, las espátulas para alisar), las utilizaremos para conseguir una superficie bien lisa y uniforme. Si no las tenemos (como era mi caso cuando preparé la tarta ipod), intentad usar lo que tengáis a mano 😉

Recortaremos los bordes sobrantes, usando un cuchillo o un corta-pizza (¡funciona genial!).

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Decoramos como más nos guste:

– con lápices pasteleros de colores

– o de chocolate (los hay de chocolate negro, con leche o blanco)

– o con fondant de colores: si lo váis a hacer así, deberemos “pegar” los adornos de fondant humedeciendo la parte de abajo con agua, ayudándonos de una brocha.

Aquí la imaginación y la paciencia son los únicos límites.

Cuando la tengáis lista, recordad que no se puede refrigerar la tarta con el fondant porque se puede estropear por la condensación del frigorífico.

Disfrutad preparándola y… ¡disfrutad compartiéndola!

Tarta fondant de ipod

Tarta fondant de ipod

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *