Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Share
Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Hoy os traigo la receta de las rosquillas de anís. Pero no cualquier rosquilla, no…

¡La receta de rosquillas de anís de toda la vida!

Esas que en cuanto das el primer mordisco te tele-transportas a tu infancia, a la casa de la abuela que cuando te preparaba la merienda venía con un vaso de leche con rosquillas. Ummmmm 🙂 🙂

Esas con un toquecillo anisado tan aromático…

Llevan anís, si. En los tiempos de mi infancia (algo después del neolítico 😉 ) se servía a los niños vino con gaseosa así que el tema de utilizar licores en la repostería ni se planteaba como un problema.

Si váis a cocinar estas rosquillas para niños y no queréis usar alcohol, podéis aromatizarlas con ralladura de limón o de naranja o una cucharada de extracto de vainilla. No tendrán el toquecillo anisado pero también están muy ricas.

Os aviso que con las cantidades que os doy salen unas 30 rosquillas (depende del tamaño, claro) y, si vuestra casa es como la mía, vuelan enseguida, hacer el doble de cantidad no es una mala idea… 😉

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Ingredientes para las rosquillas de anís (salen unas 30)

1 huevo

4 cucharadas soperas de aceite de maíz (o de girasol)

4 cucharadas soperas de leche

2 cucharadas soperas de licor de anís o pacharán

6 cucharadas soperas de azúcar

1 cucharadita de levadura química

250 gr. de almidón de maíz + 250 gr. de harina normal aproximadamente (o 500 gr. de harina normal)

1 litro de aceite de girasol para freir

azúcar glass para decorar

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Preparación para unas bonitas rosquillas

Batimos el huevo, el aceite de maíz (o de girasol), la leche, el licor de anís (o el pacharán) y el azúcar en un cuenco amplio.

Aparte, mezclamos la harina con la levadura y lo vamos incorporando poco a poco a la mezcla del cuenco hasta que quede una masa manejable.

Formamos rollitos de 1 cm. de grosor (aproximadamente) y los enrollamos sobre si mismos formando aros.

En una sartén calentamos aceite abundante.

Vamos friendo las rosquillas por ambos lados a fuego medio hasta que se doren. Si vemos que se doran demasiado pronto, bajaremos un poco el fuego porque queremos que se cocinen por dentro.

Sacamos de la sartén y colocamos sobre papel absorbente.

Cuando todavía están algo calientes espolvoreamos con azúcar glas.

¿Quién es capaz de comer sólo una? 😉

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Rosquillas de anís (las de toda la vida)

One thought on “Rosquillas de anís (las de toda la vida)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *