Pavlova de frutas rojas y pistachos

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Share
Pavlova de frutas rojas y pistachos

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Hoy os traigo una de las tartas más deliciosas y bonitas que se pueden disfrutar: la pavlova de frutas rojas y pistachos.

No me negaréis que la presencia es impresionante… ¡Dan ganas de zampársela enterita!

Llegado este punto, debo avisaros de varios aspectos importantes:

  • Una recomendación que os hago es que uséis varillas eléctricas porque para darle esa textura aérea y ligera hay que batir mucho, mucho, mucho: el merengue, la crema… Yo nunca me he atrevido a prepararla a mano y, sinceramente, dudo que saliera bien.
  • La tarta, una vez montada, hay que conservarla en el frigorífico y consumirla en 1 o 2 horas porque, de otro modo, los merengues (que hacen las veces de bizcocho) se reblandecen y la tarta pierde mucho encanto.
  • No os asustéis por la cantidad de claras a utilizar: podéis aprovechar las yemas para hacer un delicioso tocinillo de cielo 😉
  • Una vez horneados, hay que manipular los merengues con mucho cuidado porque son muy frágiles
  • Tampoco os voy a negar que la preparación es un poco latosa (por larga) aunque realmente no tiene demasiada complicación y además, viendo el resultado, creo que merece la pena meterse un rato en la cocina ¿A que sí?

Pero no os dejéis amedrentar: realmente es una tarta tirando a fácil así que, en la próxima oportunidad que tengáis, meteos un rato en la cocina y os garantizo que saldréis a hombros 😉

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Ingredientes

Para el merengue

8 claras a temperatura ambiente (no uséis pasteurizadas)

1 pizca de sal

450 gr. azúcar glas

2 cucharadas de maizena

1 cucharada de vinagre de manzana o de vino blanco o de zumo de limón

Para la crema

500 ml. nata para montar

1 yogur griego

2 cucharadas de azúcar glas

1 cucharada de extracto de vainilla

Para las frutas

600 gr. de frutas rojas (fresas, frambuesas, grosellas…)

1 cucharada de zumo de limón

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de vinagre de Módena

3 hojas de menta

Para finalizar la presentación

un puñado de pistachos sin piel y cortados a lo largo por la mitad (para que se vea el verde intenso del interior)

unas hojas de menta para decorar

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Preparación

Precalentamos el horno a 130ºC.

Comenzamos preparando los merengues. Para ello, con unas varillas eléctricas a velocidad media batimos las claras con una pizca de sal hasta que estén bien montadas y formen picos.

A continuación añadimos la maizena y vamos incorporando el azúcar poco a poco.

Subimos la velocidad y batimos durante 8-10 minutos.

Por último incorporamos el vinagre y cuando se integre paramos de batir.

En papel vegetal dibujamos  tres círculos de unos 24-25 cm. de diámetro. Podemos ayudarnos usando un plato o un molde redondo.

Damos la vuelta a los papeles (para que el lápiz o la tinta no toquen el merengue), los colocamos sobre fuentes de horno y repartimos el merengue en los 3 círculos, aplanándolo con el dorso de una cuchara.

Un consejo: en uno de los círculos (el que va a ir encima) suelo hacer que el borde esté más elevado que el centro para que la presentación quede más vistosa y sujete la crema y las frutas de la cobertura.

Horneamos durante 1 h. 30 min.

Pasado ese tiempo apagamos el horno, y sin abrir la puerta, dejamos al menos 30 minutos más o, mejor, hasta que el horno se enfríe por completo.

Mientras se están horneando, preparamos las frutas:

De las frutas separamos 1/3 parte, seleccionando las frutas más bonitas que irán por encima.

Las otras 2/3 partes las ponemos en un cuenco, troceando las frutas más grandes, y espolvoreando por encima el zumo de limón, el azúcar, el vinagre balsámico y las hojas de menta.

Removemos con cuidado y dejamos macerar al menos 1 hora.

Cuando vayamos a montar la tarta, preparamos la crema chantilly:

Con las varillas eléctricas batimos la nata (que tiene que estar muy fría) en un cuenco amplio. Cuando esté montada (sin pasarnos, no vayamos a hacer mantequilla 😉 ), incorporamos el yogur, el azúcar y el extracto de vainilla.

¡Ya tenemos todos los elementos!

Justo al momento de servir (o 1-2 horas antes y manteniendo en el frigorífico) montamos la tarta:

  1. En una fuente de servir colocamos uno de los discos de merengue (¡Cuidado al separarlo del papel! ¡Son muy frágiles!)
  2. Extendemos 1/3 de la crema chantilly
  3. Extendemos la mitad de las frutas maceradas
  4. Repetimos el proceso con otro merengue + 1/3 crema + el resto de las frutas maceradas
  5. Por último colocamos el disco “especial” (el que habíamos preparado con el borde más alto)
  6. Extendemos el resto de la crema por el centro
  7. Colocamos las frutas que teníamos reservadas sin macerar
  8. Repartimos los pistachos intentando que se vea el verde intenso y maravilloso del interior
  9. Salseamos con el jugo que han soltado las frutas en la maceración

¡Lista! Ahora sólo queda disfrutarla y disfrutar de los halagos de los comensales.

Un último consejo: al partirla usaremos un cuchillo de sierra muy afilado.

¿A que ha merecido la pena? 🙂

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Pavlova de frutas rojas y pistachos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *