Croquetas de chipirones en su tinta

Croquetas de chipirones en su tinta

Share
Croquetas de chipirones en su tinta

Croquetas de chipirones en su tinta

La receta de Croquetas de Chipirones en su tinta va con dedicatoria, como en los programas de radio de los años 50.

– Hola, buenos días distinguida oyente. Gracias por sintonizar nuestra emisora.

– A las buenas. Que yo llamaba para dedicar una receta.

– Perdone señorita, pero en las radios serias se dedican lindas melodías a nuestros seres más queridos y allegados pero en ningún caso recetas.

– Ya lo sé, amable locutor pero es que mi amiga Angeles ha estado esperando más de dos años para poder probar las …

– Le ruego encarecidamente que sea breve, por favor. “Jabón Lagarto”, el patrocinador de nuestro espacio radiofónico, quiere compartir con todos los oyentes las maravillas de su limpiador.

– Que ya termino. Que digo que como mi amiga Angeles por fin pudo probar la semana pasada las croquetas de chipirones en su tinta, y además quedó encantada, pues que quiero dedicarle esta receta.

– ¿Cómo ha dicho, señorita? ¿Croquetas de chipirones en su tinta? Por favor, con todo afecto le solicito unos minutos más de su preciado tiempo para que pase a relatarnos a través de las ondas el proceso de tamaña delicia.

– ¡Cómo no! Allá voy. Cojan papel y lápiz ¿eh?

Ingredientes

1 taza grande de chipirones en su tinta (¿os acordáis cuando os recomendaba que hiciérais algo más de la cantidad para cuatro personas? 😉 ).

3-4 sobrecitos de tinta preparada

25 gr. aceite de oliva

25 gr. mantequilla

60-65 gr. harina

1/2 litro de leche entera

sal

pimienta

Para el rebozado:

pan rallado

2 huevos batidos

aceite de oliva

Preparación

Picamos los chipirones, pero no demasiado (que se noten los trocitos). Reservamos.

Ponemos a fuego medio la mantequilla y el aceite en una sartén o un cazo grande.

Cuando la mantequilla se ha derretido, echamos la harina y, sin parar de remover, dejamos que se dore ligeramente para que pierda el sabor a harina (2-3 minutos).

Vamos añadiendo las tres cuartas partes de la leche poco a poco, sin parar de remover con unas varillas para que no se formen grumos.

NOTA: Reservamos por el momento una cuarta parte de la leche para ajustar más tarde la densidad de la bechamel a nuestro gusto.

A continuación, y sin parar de remover, añadimos el tazón de los chipirones picados con su salsa de tinta más los sobrecitos. Si no los añadimos, la masa quedará de un gris pálido nada apetecible…

Seguimos removiendo durante varios minutos a fuego medio-bajo.

Si la bechamel ha quedado demasiado espesa, añadimos la leche que teníamos reservada y trabajamos unos minutos más.

Tened en cuenta que la masa espesa al enfriar. Por otra parte, una bechamel tirando a ligera será más difícil de manipular pero las croquetas estarán muchísimo más ricas y delicadas.

Salpimentamos.

Volcamos la bechamel en una fuente rectangular que no tenga demasiada altura (cuanto más baja, antes se enfriará la masa) y cubrimos con papel film, asegurándonos de que el plástico toque la masa para quitar la capa de aire, que endurecería la parte superior.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente al principio y, cuando ya esté fría, en el frigorífico.

Lo ideal es preparar la masa la víspera del día que queramos hacer las croquetas.

Para formar y rebozar las croquetas:

Batimos los huevos.

En un plato ponemos el pan rallado: para mi gusto, cuanto más rústico, mejor.

Sacamos la fuente de la bechamel del frigorífico.

Con una cucharita vamos cogiendo porciones como de pelota de golf. Podemos darles forma redonda u ovalada y las vamos pasando por el huevo primero y después por el pan rallado, asegurándonos que el rebozado quede uniforme y cubra bien todos los lados de la croqueta.

Si queréis un extra de cobertura, podéis volver a pasarlas por huevo y por pan rallado.

TRUCO: En este punto podéis congelarlas. Para ello, metedlas al congelador en una bandeja o plato llano sin que se toquen. Cuando se hayan congelado (pasarán varias horas) se pueden pasar del plato a una bolsa de plástico de congelación. Así las tendremos listas para cualquier momento.

Cuando hayamos formado y rebozado todas las croquetas las freiremos en aceite abundante a fuego medio alto y las dejamos escurrir sobre un colador o sobre papel absorbente para que suelten el exceso de grasa.

Y ya está. Normalmente, quien las prueba se queda sin palabras…

¿Y vosotros?

4 thoughts on “Croquetas de chipirones en su tinta

  1. He hecho las dos recetas y qué rico estaba todo. Con las croquetas he sorprendido a toda la familia estas fiestas, era el primer plato que se vaciaba.
    Muchas gracias por compartirlo!

  2. No sé si me apetecen más los chipirones con su arroz blanco o estas croquetas. Hace mucho que no los hago y ahora me ha entrado antojo. Muy apetecibles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *