Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Share
Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Desde niña me ha encantado la tarta de queso continental. La clásica. La de siempre.

No es tan popular como los pasteles de queso que no necesitan horno y, de alguna manera, lo entiendo: a mucha gente le da miedo encender el horno, sobre todo para temas de repostería.

La buena noticia es que esta tarta de queso continental es realmente fácil. Basta con volcar en un cuenco los ingredientes, mezclarlos y hornear.

La única advertencia que os hago sobre esta tarta es que, una vez preparada, necesita estar en la nevera varias horas así que es mejor prepararla de víspera.

Es una buena noticia si queremos compartirla con invitados en nuestra casa porque así tendremos listo el postre con antelación y podremos dedicar nuestro tiempo a otros asuntos el día del evento.

¿Véis? ¡Todo son ventajas! 🙂

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Ingredientes

Ingredientes para la base

30 gr. harina

30 gr. azúcar

30 gr. mantequilla pomada

1 huevo

Ingredientes para el relleno

500 gr. queso fresco batido o queso Quark

1 yogur natural (griego o de buena calidad) de unos 130-150 gr.

80 gr. azúcar

ralladura de 1/2 limón

1 cucharada de extracto de vainilla

20 gr. harina (una cucharada)

1/2 cucharadita de levadura en polvo

3 huevos

50 gr. pasas sultanas sin pepitas

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Preparación

Comenzamos precalentando el horno a 180ºC.

Engrasamos un molde de fondo desmontable de 18 cm. de diámetro.

Mezclamos los ingredientes de la base y volcamos la mezcla sobre la base del molde.

Horneamos unos 12-15 minutos: el bizcocho tiene que estar casi hecho, firme al tacto, pero sin dorar. Una vez cocinado, lo sacamos del horno y dejamos enfriar.

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Mientras tanto, preparamos el relleno:

En un cuenco mezclamos el queso fresco batido o Quark, el yogur, el azúcar, la ralladura de limón y el extracto de vainilla. Batimos con unas varillas manuales o eléctricas.

Incorporamos la harina y la levadura. Batimos un poco más.

Finalmente, vamos echando los huevos uno a uno, asegurándonos de que un huevo se ha incorporado bien a la mezcla antes de añadir el siguiente.

Cuando tengamos una masa homogénea, echamos las pasas y removemos ligeramente para que se distribuyan uniformemente.

Volcamos el preparado en el molde y horneamos unos 45 minutos aproximandamente, hasta que esté ligeramente doradito.

Apagamos el horno y dejamos el pastel dentro unos 15 minutos. Pasado ese tiempo, abrimos un poco la puerta del horno y esperamos para sacarlo hata que el horno se haya enfriado por completo.

Templamos a temperatura ambiente y, después, guardamos en el frigorífico varias horas (mejor preparamos la tarta de queso continental la víspera).

Cuando lo probemos, tendremos la certeza de que ha merecido la pena esperar 😉

 

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Tarta de queso continental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *