Gnocchi de calabaza

Gnocchi de calabaza

Share
Gnocchi de calabaza

Gnocchi de calabaza

Analizando el recetario publicado hasta ahora, me extraña no haberos contado cómo preparar estos riquísimos gnocchi de calabaza.

Y me extraña porque, siendo yo tan amante de la cocina italiana, os he contado desde cómo se elabora la propia masa de pasta hasta platos diversos como pasta carbonara, espagueti con gambones y tomate frescolasaña de verduras y salchichas o, mi favorita, la increíble lasaña de gambas, pero no tengo publicada ninguna receta de gnocchi.

Así que vamos a ponerle remedio 😉 y, para comenzar, aprovechando que estamos en plena temporada, no vamos a ir a los gnocchi clásicos sino a unos riquísimos gnocchi de calabaza.

La elaboración, como veréis, no es complicada pero sí que es entretenida, sobre todo si vamos a preparar bastante cantidad, porque hay que dar forma a cada gnocchi, uno a uno.

De todos modos, a mí me encanta hacer gnocchi: es como jugar con plastilina 🙂 (por cierto, os pueden ayudar los niños).

Para acompañarlos, podéis preparar una salsa carbonara o una salsa de queso (igual que la carbonara pero sin bacon y con más queso). Las dos van fenomenal.

¿Nos ponemos manos a la obra?

Ingredientes

1 kg. calabaza

1 huevo

100 gr. parmesano o grana padano (mejor si lo ralláis al momento)

200 gr. harina (aproximadamente)

sal y pimienta negra

1-2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

Comenzamos limpiando la calabaza de cáscara y pepitas y cortándola en trozos.

Para cocinarla podemos hornearla en horno tradicional a 180ºC durante una media hora, más o menos, o meterla tapada en el microondas a máxima potencia unos 5-7 minutos. A vuestra elección.

La prueba de que esté lista es que podemos aplastarla con facilidad con un tenedor.

Cuando esté blandita, la trituramos con un tenedor y la escurrimos (presionando en un colador) para eliminar el exceso de agua que pudiera tener.

En un cuenco amplio mezclamos el puré de calabaza, el huevo batido, el queso rallado, la sal y la pimienta.

A continuación vamos añadiendo la harina hasta obtener una masa que se pueda manipular fácilmente y no se nos pegue a los dedos.

La cantidad de harina que necesite puede variar mucho de los 200 gr. que os doy en la lista de ingredientes porque dependerá del tamaño del huevo y, sobre todo, de la humedad que haya quedado en el puré de calabaza. Cuanto más húmedo el puré, más harina necesitará.

Cuando los ingredientes estén bien mezclados dejamos enfriar en el frigorífico durante, al menos, una hora.

Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa y vamos haciendo bolitas pequeñas con las manos enharinadas para evitar que se nos peguen.

Gnocchi de calabaza

Gnocchi de calabaza

Una forma de hacerlas bastante iguales de tamaño es formar unos cilindros alargados y cortando rodajas de unos 2 cm.

A continuación les damos forma con un tenedor (yo utilizo uno grandote de madera, para que queden bien marcados los surcos) y los vamos colocando sobre una bandeja enharinada.

Gnocchi de calabaza

Gnocchi de calabaza

Ya los tenemos listos.

Para cocinarlos, en una cazuela amplia ponemos abundante agua con sal.

Cuando hierva a borbotones echamos los gnocchi con cuidado.

Cuando salgan a la superficie (cuestión de un par de minutos) significará que ya están listos.

Los colamos y los tendríamos listos para servir con la salsa pero… si queremos que queden todavía más ricos… ¡truco!

Para que queden todavía más ricos yo caliento un poco de aceite en una sartén y salteo los gnocchi ligeramente durante un minutito.

A continuación, ahora sí, servimos con la salsa.

¡Que aproveche!

Gnocchi de calabaza

Gnocchi de calabaza

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *