brochetas de pollo al romero

Brochetas de pollo al romero

Share
brochetas de pollo al romero

brochetas de pollo al romero

Las brochetas de pollo al romero son geniales para preparar en la barbacoa.

Si no tenéis barbacoa, o el día está tristoncete, ya sabéis que la podéis sustituir por una plancha o por un horno a temperatura fuerte (unos 200ºC).

La preparación es facilota: “vista y no vista”, que diría mi abuela… 🙂

Algunas variaciones: en lugar de pollo podéis utilizar pavo e incluso cinta de lomo fresca cortada en lonchas gruesas (como de 1 cm.)

En cuanto a la mostaza… ¡aquí es donde podéis dar vuestro toque!

Para los más valientes, sugiero mostaza de Dijon. Fuerte y picante.

Algo menos picante pero muy aromática, la mostaza a la Pimienta Verde. Una de mis favoritas.

Para un toque rústico y suave, la de semillas.

Y para los más conservadores, la mostaza de los perritos calientes.

Como véis, podéis jugar cuanto queráis.

Os sugiero empezar por la que creáis que es más afín a vuestro gusto y siempre podéis ir modificando las siguientes veces.

¡Seguro que acabáis logrando vuestro toque inconfundible! 😉

Ingredientes

2 pechugas de pollo

2 cucharadas de romero seco o fresco picado

2 dientes de ajo

1 cucharada de miel

3 cucharadas de zumo de limón o de lima

1 cucharadita de mostaza (para esta receta os aconsejo la de pimienta verde o la de semillas)

1 cucharada de aceite de oliva

sal y pimienta negra

brochetas de pollo al romero

brochetas de pollo al romero

Preparación

Comenzamos abriendo las pechugas y haciéndolas filetes no demasiado delgados. También podemos aplastarlas ligeramente con un mazo de carne o con un rodillo (también se lo podemos pedir al carnicero).

Las cortamos en tiras de 1,5 cm. aproximadamente. Las salpimentamos y reservamos en un cuenco.

A continuación ponemos en un bote con tapa todos los ingredientes del marinado: el romero seco o fresco picado, los dientes de ajo bien picaditos (mejor usad el prensador), la miel, el zumo de limón o de lima, la mostaza (la de pimienta verde es más picante y aromática y la de semillas más suave y rústica) y el aceite de oliva.

Ponemos la tapa al bote y agitamos hasta que se integren bien.

Volcamos sobre las tiras de pollo, tapamos con papel film y dejamos macerar durante unos 10 minutos.

No las dejéis mucho más tiempo macerando porque ya sabéis que el limón cocina los alimentos (en frío, pero cocina) y nos podrían quedar secas las brochetas si además las pasamos luego por el fuego.

Pasado ese tiempo, ensartamos las tiras en brochetas de madera haciendo “eses”.

Cocinamos en la parrilla durate unos 4-5 minutos por cada lado, hasta que veamos que están bien cocinadas pero jugosas.

Servidlas acompañadas con cualquier verdurita fresca y crujiente.

¡Que aproveche!

brochetas de pollo al romero

brochetas de pollo al romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *